Aceite de coco

Una profesora de Harvard lo llama el alimento “veneno” y lamenta la moda del consumo del aceite de coco. Por otro lado, un experimento desarrollado por una serie de televisión británica muestra posibles efectos beneficiosos que tiene este producto para el corazón.

El aceite de coco está de moda, animado por las celebridades que lo usan, ya sea en la cosmética o en la cocina. Algunas actrices como Angelina Jolie y Miranda Kerr son ejemplos que afirman utilizar el aceite diariamente. Pero en el ámbito científico, existen pocas certezas sobre los efectos de esta nueva moda para la salud.

La epidemióloga Karin Michels, de la Harvard T. H. Chan School of Public Health, afirmó recientemente durante una conferencia que el aceite de coco es “uno de los peores alimentos que se puede utilizar”. Afirmó que faltan estudios con humanos que muestren sus efectos positivos y lamentó el hecho de que el comercio se aprovechase de esta falta de conocimiento para conseguir beneficios lucrativos.
Es más dañoso que la manteca, contiene un 92% de ácidos grasos saturados y casi no posee ácidos grasos esenciales”, dijo. Michels afirma que el consumo de aceite de coco puede colaborar para bloquear las arterias y aumentar el riesgo de sufrir un infarto. En gran parte, el argumento de Michels está basado en el estudio de la American Heart Association, que recomienda sustituir las grasas saturadas por grasas mono o polisaturadas, presentes en las comidas como las nueces, el pescado y aguacate.

Una serie de la BBC creó un experimento que señala los beneficios del consumo del aceite de coco. La serie producida por la BBC “Trust Me, I’m a Doctor” (Creeme, soy doctor) organizó un test con la ayuda de dos profesoras de la Universidad de Cambridge, Kay-Tee Khaw y Nita Forouhi. Para el test fueron seleccionados 94 voluntarios que tenían entre 50 y 75 años y ningún histórico de diabetes o enfermedades cardíacas.

Para el experimento, se crearon tres grupos distintos, al azar, para consumir diariamente diferentes tipos de grasa y conocer los efectos que tenían para los niveles de colesterol. El experimento fue realizado a lo largo de cuatro semanas y cada día debían seguir el consumo indicado para cada grupo.

En el primer grupo, los participantes debían consumir 50 gramos de aceite de coco extra virgen, aproximadamente tres cucharas de sopa. En el segundo grupo, tenían que consumir la misma cantidad de aceite extra virgen. El tercer grupo debía consumir 50 gramos de manteca sin sal al día, el equivalente a tres cucharadas de sopa.

Se realizaron exámenes de sangre, con un enfoque especial sobre los niveles de colesterol malo (LDL) y colesterol bueno (HDL), además de informar a los participantes sobre la posible ganancia de peso durante este periodo.

De manera sorprendente, el consumo de aceite de coco no presentó ningún aumento en los niveles de LDL, como se esperaba, y tuvieron un gran aumento en el HDL, que presentó niveles un 15% mayores que los anteriores. La profesora Khaw se sorprendió con los resultados y sugirió que “quizás sea porque la principal grasa saturada del aceite de coco es el ácido láurico, que puede tener diferentes impactos biológicos sobre los lípidos sanguíneos para otros ácidos grasos”, afirmó.
Sin embargo, la profesora Khaw destacó que el estudio es pequeño y de muy corto plazo, y no debe ser utilizado como referencia para el cambio de las dietas de la población. Al contrario de lo que ocurre con el aceite de oliva, que ya pasó por diversos estudios, el aceite de coco todavía está poco estudiado y se necesitan más investigaciones para evaluar si el consumo diario puede ser beneficioso o perjudicial para la salud.

Fuentes:
Una profesora de Harvard enciende el debate sobre el aceite de coco al calificarlo de “veneno puro”
Óleo de coco é realmente saudável? Nosso médico responde
Coconut oil is packed with saturated fat — but it may be good for you
Is this proof coconut oil is GOOD for you? Like most experts, TV’s Dr Michael Mosley feared it was bad for your heart but now a remarkable experiment has changed his mind

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *